Se disfraza de espadillo,
se disfraza de mozote
y se convierte en pocoyo,
conejo; garrobo, cusuco, pizote.

Pablo Ubeda pasó
ayer mismo muy temprano,
Carlos Reyna lo encontró
allá en el comisariato.

Pero cómo sucedió
si ayer en la madrugada
el juez de mesta lo vio
cruzándose la quebrada.

¿Qué será esta confusión
se preguntaba el sargento?
¿no será que este cabrón
es el mentado Cadejo?

Lo vieron en Kuskawas
en La Tronca y en Waslala,
ya no lo verán jamás
se lo tragó la montaña.

Lo ayudan los vientos
las siete cabritas
lo oculta el chagüite,
lo esconde la milpa.
La guardia dispara
contra el cafetal
y sale Pablito sereno,
pajito, bordeando el cañal.

Se disfraza de espadillo…