En plenas vacaciones, el crack blaugrana se sinceró para SPORT y se mostró optimista de cara al futuro.

Lionel Messi regresó a sus orígenes. En su Rosario natal, frente al tradicional Parque de la Independencia, el crack blaugrana pudo cumplir su sueño de jugar en el campo de Newell’s, el club de sus amores y en el que dio sus primeros pasos futbolísticos. Y SPORT le acompañó en su cita con ‘El Coloso del Parque’.

Recién llegado de Quito tras un viaje con retrasos y con la tristeza de haber caído en Ecuador en la fase de clasificación para el Mundial, el mejor jugador del planeta analizó el final de una temporada exitosa, pronosticó otra igual de próspera y se posicionó sobre los fichajes de Cristiano Ronaldo y Kaká por el Real Madrid. Messi se mostró sincero, abierto e ilusionado por repetir los logros con el Barça tras unas buenas vacaciones en su tierra.

¿Qué significa regresar a Rosario para participar en un evento de carácter solidario?
Estoy mi en casa y esto es para ayudar a la gente. Es algo muy lindo… más todavía por ser en Rosario. Es una buena obra y siempre hay que estar para echar una mano. Ahora desconectaré de todo y disfrutaré de mis vacaciones, porque quizá el año que viene no sean tan largas. Nunca había jugado en Rosario ni en la cancha de Newell’s… es muy lindo poder vivir este momento. Es algo que soñé desde mi infancia. Recuerdo una vez que entré en esta cancha para dar la vuelta olímpica tras ganar un título con las categorías inferiores.

La grada de Newell’s cantaba ‘Messi tiene Lepra’ (sus aficionados son conocidos como los ‘leprosos’), reconociendo su cariño por el club. ¿Le sorprendió?
La gente sabe que salí de aquí de chiquito y por las cosas de la vida me tuve que ir a Barcelona, donde me lo dieron todo. Pero la gente sabe que mi sueño siempre fue jugar con la camiseta de Newell’s. Acabo de jugar con muchos ídolos del club, con jugadores que admiraban mi papá y mi tío cuando yo era un niño. Ha sido un momento muy especial.

Distendido por la cercanía de las vacaciones y a 10 días de cumplir 22 años, Messi refleja satisfacción tras haber alcanzado todos los objetivos con el Barça. Por eso, nada parece inquietarle: ni el reto de ir a por otro triplete ni un Madrid más potente con la llegada de Florentino Pérez… ¿Ha sido su mejor temporada?
La verdad es que fue una campaña muy buena, aunque me habría gustado cerrarla ganando a Ecuador y estar ya tranquilos en la clasificación para el Mundial. No pudo ser, pero seguro que estaremos en Sudáfrica. Y con el Barça, lo que pasó fue maravilloso. Lo hemos ganado absolutamente todo… es algo inolvidable.

¿Espera otra campaña exitosa?
Habrá que olvidar lo que hicimos, empezar de cero y trabajar otra vez para ganar títulos y… clasificar a Argentina para el Mundial.

¿Se puede repetir el triplete?
Es muy difícil. Si te pones a pensar, sólo lo han logrado cinco equipos en la historia del fútbol. Es complicadísimo, pero intentaremos lograr la mayor cantidad de títulos posibles y hacer el mismo fútbol, que fue excelente.

Ya lleva año y medio a tope… ¿Está más fuerte físicamente?
Sí, me he encontrado al cien por cien, jugué prácticamente todos los partidos y no tuve ninguna lesión… gracias a Dios. Y quiero seguir así. Trabajaré con todas mis ganas para que así sea.

¿Ha influido la presencia de Juanjo Brau, el fisio del Barça?
Sí. Está conmigo desde chiquito, siempre a mi lado. Sabe cuándo estoy bien y cuándo estoy mal… no hace falta que me hable para saber qué pienso. Confío mucho en él y me hace mucho bien.

Entre el Barça tricampeón y los refuerzos del Madrid… ¡cómo se ha puesto la Liga!
Será un año duro… como siempre. El Madrid se va a armar muy bien con grandísimos jugadores y será una Liga muy competitiva.

¿Qué le sugiere la llegada de Cristiano Ronaldo al Madrid?
Es algo lindo, porque con Kaká y con él la Liga va a ser más fuerte. El Madrid se está reforzando bien y va a ser un año muy lindo.

¿Cristiano Ronaldo tendrá ganas de revancha tras su perder la final de la Champions League?
No creo… Eso ya ha quedado atrás. Cristiano querrá hacer lo mejor para él y para su club, y yo trataré de hacer lo mismo para mí y para el Barça.

¿Peligra el reinado del Barça?
Seguramente tendremos que pelear con ellos y con otros equipos que se están reforzando. Será un año largo y duro, pero nosotros nos vaciaremos para dar más alegrías a nuestros aficionados.

¿Cómo se imagina el próximo derby contra el Real Madrid?
No me lo imagino. Ahora estoy de vacaciones, disfrutando de mi gente… No me lo he planteado.

¿Qué opina del posible trueque entre Eto’o e Ibrahimovic?
Eto’o es el mejor delantero del mundo. Lo que pase no es tema mío. No estoy enterado de lo que pasa en el Barça ahora… acabo de empezar las vacaciones.

¡Qué ganas tiene de que se fiche a su compatriota Mascherano!
Sería hermoso, como jugador y como amigo. No sólo tenerlo en el campo, sino afuera también. Ojalá se haga. Es un grandísimo jugador y nos vendría muy bien.

Se acerca el final del encuentro. Su primo, su tío Claudio, su hermano Rodrigo y papá Jorge lo esperan para ir a cenar en familia. Leo guarda en un bolso sus botas –las que usó en Roma en la final de la Champions– y se prepara para salir por un acceso lateral. Al otro lado de la puerta, le esperan varias decenas de aficionados que sueñan con arrancar de su gran ídolo una foto, un beso, una firma o sólo con tocarlo. Así de querido es Leo Messi en su Rosario natal. Dicen que nadie es profeta en su tierra, pero el crack blaugrana es la excepción que merece todo dicho popular. Rosario siente devoción por él.