Los que frisamos la treintena recordamos claramente como los mapas escolares que colgaban de las aulas pegaron un cambio espectacular durante los primeros años de la década de los noventa. En Europa aparecieron países por todas partes, y también en Asia central, países (con sus capitales) que posteriormente habríamos de memorizar, maldiciendo por lo bajini a Gorbachov por haberse cargado la Unión Soviética. Pero no solo en Europa del Este han aparecido los países en estos últimos años. En las últimas tres décadas un total de 35 países han alcanzado su independencia en los cinco continentes. Todos menos uno son miembros hoy de las Naciones Unidas. Hoy repasaremos brevemente el cómo, el cuando y el por qué de estas nuevas naciones.

1980europa

Europa, 1980. A día de hoy hay catorce países nuevos en el mapa.

125px-flag_of_saint_luciasvgSanta Lucía: 22 de Febrero de 1979. Colonia francesa desde 1674 hasta 1803, y bajo soberanía británica desde entonces, la pequeña isla caribeña descubrió el autogobierno en 1924 a través de una constitución otorgada por los británicos; el sufragio universal llegó en los años cincuenta. A partir de 1967 la isla fue un Estado Libre Asociado, con autogobierno total excepto en defensa y relaciones internacionales. El acuerdo firmado con Gran Bretaña expiró el 22 de febrero de 1979, accediendo así Santa Lucía a la plena independencia.

125px-flag_of_kiribatisvgKiribati: 12 de julio de 1979. Las Islas Gilbert y Ellice, dispersas a lo largo de varios millones de kilómetros cuadrados en el Pacífico Sur, fueron un protectorado británico desde 1892, y una colonia a partir de 1916. Hasta 1971 no gozaron de cierto autogobierno, que fue aprovechado para dividirse en dos colonias (Gilbert y Ellice). Las Islas Ellice proclamaron su independencia en 1978, con el nombre de Tuvalu. Un año más tarde las Gilbert hicieron lo propio con el nombre de Kiribati, pronunciación en el idioma local de “Gilbert”.

125px-flag_of_saint_vincent_and_the_grenadinessvgSan Vicente y las Granadinas: 27 de octubre de 1979. Fue colonia británica desde 1763 hasta su independencia. Al igual que en su vecina Santa Lucía, el autogobierno apareció en los años 20 y el sufragio universal fue autorizado en 1951. En 1969 Gran Bretaña le concedió el control absoluto de sus asuntos internos y la condición de Estado Libre Asociado. Diez años después, y tras un referéndum, el país accedió a la independencia completa.

125px-flag_of_vanuatusvg

Vanuatu: 30 de julio de 1980.El Archipiélago del Pacífico Sur fue conocido como Nuevas Hébridas desde que el Capitán Cook las llamara así a finales del siglo XVIII hasta su independencia. Franceses e ingleses se repartieron las islas hasta que en 1906 formaron un condominio, compartiendo la soberanía sobre el territorio. La duplicidad de leyes, tribunales y administraciones, y por lo tanto de burocracia, no impidió que durara tres cuartos de siglo. Tras la II Guerra Mundial aparecieron movimientos nacionalistas (y cultos cargo, pero eso es otra historia), que llevaron, en los sesenta, al autogobierno, en los setenta, a la aparición de parlamentos regionales, y recién estrenada la década de los ochenta, a la independencia.

125px-flag_of_belizesvgBelice: 21 de septiembre de 1981. El territorio del actual país fue colonia española entre los siglos XVII y XIX. En 1862 se convierte en colonia del Reino Unido, con el nombre de Honduras Británica. Guatemala, independiente desde 1821, reconoció la colonia británica a cambio de una serie de condiciones económicas que nunca se cumplieron. El tratado fue declarado nulo por Guatemala en los años 40 del siglo XX. Dos décadas más tarde Gran Bretaña y el país centroamericano iniciaron negociaciones para la independencia de Belice, al tiempo que le era concedido un amplio autogobierno. La posición guatemalteca, inamovible, exigía la integración de todo el territorio de Belice en su país. Los beliceños no estaban muy por la labor, y su gobierno ganó apoyos internacionales para la independencia. Guatemala y el Reino Unido rompieron relaciones en 1975. Entre ese año y el 79 Belice ganó el apoyo de la mayor parte de sus vecinos para la independencia completa, que terminaría produciéndose en 1981. Guatemala tardó casi veinte años en reconocer al país vecino, y aún mantiene reclamaciones sobre dos terceras partes de su territorio.

125px-flag_of_antigua_and_barbudasvgAntigua y Barbuda: 1 de noviembre de 1981. Su caso es muy parecido a los de Santa Lucía y San Vicente, vecinas en las Antillas Menores. Fue colonia británica desde 1636 tras el traslado de católicos irlandeses a la isla; en los años 60 del siglo XX ganó cierto autogobierno, y se transformó en un Estado Libre Asociado a mediados de los setenta. En 1981 ganó finalmente la independencia del Reino Unido.

125px-flag_of_saint_kitts_and_nevissvgSan Cristóbal y Nieves: 19 de septiembre de 1983. Es el país más jóven del continente americano. También es el más pequeño y el menos poblado. Las dos islas fueron descubiertas para los europeos por Cristobal Colón, que les dio su nombre en Castellano. Su nombre oficial inglés (Saint Kitts and Nevis) es una derivación fonética del nombre español. Se encuentra en el mismo caso que Antigua y Barbuda. Tras tres siglos y medio de colonización inglesa y francesa accedió al autogobierno en los años 60 del siglo pasado, junto ocn la isla de Anguila, en la forma de Estado Libre Asociado, manteniendo el Reino Unido las competencias en defensa y relaciones exteriores. Anguila prefirió no formar parte de la federación isleña, y se separó de ésta en 1971 (actualmente sigue siendo territorio británico). San Cristóbal y Nieves accedió a la independencia en 1983.

125px-flag_of_bruneisvgBrunéi: 1 de enero de 1984. Su nombre completo es Negara Brunei Darussalam, que significa “Estado de Brunei, Morada de la Paz”. El sultanato de Brunei es uno de los tres países que comparten la isla de Borneo. Durante vario siglos fue una potencia regional, llegando a controlar parte de las Filipinas (hasta que les fue arrebatada por los españoles). En 1888 Brunei firmó un acuerdo com el Reino Unido que ponía al sultanato bajo protección británica, cediéndole la representación exterior, la defensa y la seguridad interna a Gran Bretaña. Pese a este tratado, la metrópoli no pudo proteger a Brunei de la ocupación japonesa. Sí que lo hizo cuando en 1962 se desató una revuelta contra el sultán apoyada por Indonesia. En 1959 se había firmado una constitución que otorgaba a Brunei el estatus de Estado Libre Asociado, que siguió vigente 25 años. El sultán de Brunei no tenía la menor prisa por dejar de depender de los británicos, y finalmente fueron éstos quienes decidieron independizar el país a partir del 1 de enero de 1984.

125px-flag_of_the_marshall_islandssvgIslas Marshall: 21 de otubre de 1986. Fueron descubiertas para los europeos por el español Alonso de Salazar en 1529. A finales del siglo XVIII el explorador británico John Marshall les dio su nombre. España y Alemania se disputaron su soberanía a finales del siglo XIX, cediéndola los españoles a cambio de una compensación económica. Durante la I Guerra Mundial Japón ocupó las islas; la ocupación duró hasta la II Guerra Mundial, cuando Estados Unidos se convirtió en la potencia ocupante. Mediante un mandato de la ONU EE.UU. se encargó de la administración de las islas. En ellas se hicieron pruebas nucleares durante los años sesenta. En 1979 se otorgó una constitución a los isleños, y en 1986 el país accedió a la independencia plena, para firmar acto seguido un tratado de Libre Asociación con los EE.UU. Pese a la dependencia de los norteamericanos, las Marshall son miembros de pleno derecho de la ONU.

125px-flag_of_federated_states_of_micronesiasvgEstados Federados de Micronesia: 3 de noviembre de 1986. Comparte gran parte de su historia reciente con las Islas Marshall. Colonia española primero, vendida a Alemania en 1899, ocupada por Japón en 1918 y tomada a sangre y fuego por EE.UU. en la II Guerra Mundial. Un mandato de la ONU le dio a Washington la administración de las 607 islas que forman el país. En 1979 se aprobó una constitución que dividía el territorio en cuatro estados federados, y en 1986 los cuatro estados aprobaron un tratado de Libre Asociación con EE.UU., que supuso la independencia del país. Al igual que las Marshall, el país es miembro de pleno de recho de la ONU.

125px-flag_of_namibiasvgNamibia: 21 de marzo de 1990. Su territorio actual se configura a finales del siglo XIX como colonia alemana (Africa del Sudoeste). Tras la I Guerra Mundial Alemania pierde todas sus colonias; la Sociedad de Naciones le otorga un mandato a Sudáfrica para administrar el territorio, pero el gobierno sudafricano procede directamente a la anexión del territorio y su ocupación militar. Posteriormente también impondría el apartheid. Tras la II Guerra Mundial la ONU declaró ilegal la ocupación e instó a Sudáfrica a acabar con ella; Sudáfrica no hizo ni caso. En los años 60 apareció la SWAPO, una guerrilla independentista más tarde apoyada por Angola y Cuba. Durante un cuarto de siglo se sucedieron los enfrentamientos, hasta que en 1988 se firmó un acuerdo de paz que permitiría elecciones libres primero (en 1989, ganadas por el SWAPO) y la independencia un año después.

Los primeros años de la década de los noventa fueron pródigos en nacimientos de nuevas naciones e independencias variadas. Las hubo traumáticas, sencillas, con guerras, pactadas de antemano, inevitables… de todo. Los desmembramientos de la Unión Soviética y de Yugoslavia (mucho más traumático el segundo que el primero) hicieron brotar los países como setas. Para los escolares de la época, eso supuso que la cosa no era “Rusia capital Moscú” y santas pascuas, sino que de repente aparecían ciudades impronunciables como Dushanbé, Chisinau o Bishkek, capitales de países en ocasiones no sólo impronunciables sino completamente intercambiables unos con otros.

1989

El mundo en 1989 (click para ampliar). Durante la siguiente década, las violentas convulsiones en Europa y Asia relacionadas con el desplome del llamado socialismo real provocaron el nacimiento de docena y media de nuevas naciones.

125px-flag_of_lithuaniasvgLituania: 11 de marzo de 1990. La primera república en desertar de la tiranía soviética. Desde 1986, año de la aparición de la perestroika y la glásnost en la URSS, las tres Repúblicas Bálticas vieron crecer un fortísimo movimiento independentista, que a la postre se llamaría Revolución Cantada, y cuyo punto culminante fue la llamada Cadena Báltica, una cadena humana formada por más de dos millones de personas entre Tallín y Vilna, a lo largo de 600 kilómetros. En Lituania ese movimiento llevaría al parlamento a declarar la restauración de la independencia en marzo de 1990. La independencia no sería admitida por Moscú, y fuerzas prosoviéticas intentaron tomar el control de la pequeña república en enero de 1991. Fracasaron, no sin antes llevarse por delante las vidas de 13 manifestantes desarmados en Vilna.

125px-flag_of_latviasvgLetonia: 4 de mayo de 1990. En un proceso muy similar al de Lituania, el parlamento letón proclamó la restauración de la independencia en mayo de 1990, con un periodo de transición que concluiría abruptamente en agosto del 91, cuando el golpe de Estado contra Gorbachov provocó el hundimiento definitivo de la Unión Soviética. Al igual que sucedió en Vilna, Riga también vivió un ataque de fuerzas pro soviéticas (básicamente las fuerzas especiales de la URSS estacionadas en el país), que fracasó, llevándose a al menos siete civiles desarmados por delante.

125px-flag_of_georgiasvgGeorgia: 9 de abril de 1991. En plena Perestroika, la incomodidad del país dentro de la Unión Soviética era manifiesta desde la caída del Muro de Berlín. La presión popular, con manifestaciones y huelgas de por medio, llevó al gobierno de la RSS de Georgia a convocar elecciones multipartidistas en octubre de 1990, comicios en los que venció el nacionalismo georgiano. El 31 de marzo de 1991 se celebró la consulta popular, en la que el sí ganó con un 98,9% de los votos. Apenas 9 días más tarde se proclamó la independencia, en el segundo aniversario de la tragedia de Tiflis, en la que una manifestación antisoviética fue dispersada por el ejército, asesinando por el camino a veinte personas.

125px-flag_of_sloveniasvg

Eslovenia: 25 de junio de 1991. Tras la muerte en 1980 del mariscal Tito, auténtico forjador de Yugoslavia, las tensiones étnicas y políticas en la federación yugoslava, largamente contenidas, salieron a la superficie de manera cada vez más agresiva. La política centralizadora y proserbia de Slobodan Milosevic contribuyó bastante a ello. En abril de 1990 se celebraron elecciones libres en Eslovenia, seguidas en diciembre de ese año por un referendo por la independencia, resuelto con un aplastante 88% de los votos a favor. Ese día comenzaron los preparativos para la inevitable guerra. El 25 de junio de 1991 Eslovenia proclamó su independencia. Serbia procedió a invadir el país, lo que provocó la conocida como guerra de los diez días, ganada por Eslovenia merced al apoyo absoluto de la población civil y a su superior conocimiento del terreno. El apoyo internacional, la inexistencia de una importante minoría serbia en el país (determinante en los destinos de Croacia o Bosnia) y la existencia de la república croata como escudo ante Serbia ayudaron mucho también. En enero de 1992 el país sería reconocido internacionalmente.

125px-flag_of_croatiasvgCroacia: 25 de junio de 1991. La independencia croata también llegó a través de una guerra. Previamente a la declaración de independencia la minoría serbia en la República Socialista de Croacia se había rebelado contra el gobierno de Zagreb y había proclamado la República Serbia de Krajina con el apoyo del ejército yugoslavo (formado casi exclusivamente por serbios y montenegrinos). El 19 de mayo de 1991 se celebró en Croacia un referendum de independencia, boicoteado por los serbios, en el que el sí venció por un 99%. Croacia proclamó su independencia el mismo día que Eslovenia, y mantuvo a partir de entonces una guerra de cuatro años contra Serbia por el control de la Krajina, resuelta en 1995 mediante la Operación Tormenta.

125px-flag_of_estoniasvgEstonia: 20 de agosto de 1991. Al igual que sucediera en sus dos vecinos bálticos, desde 1986 en adelante el nacionalismo estonio ganó adeptos por todo el país, comenzando una serie de protestas y manifestaciones a favor de la independencia. Los gobernantes estonios, sin embargo, midieron mucho los tiempos para evitar la violencia que había herido a Letonia y Lituania. Las primeras elecciones libres se celebraron en 1990; en abril del año siguiente se celebró un referéndum por la independencia, que resultó apoyada por más de tres cuartas partes de la población. Después del golpe de estado de agosto del 91 en Moscú Estonia proclamó finalmente su independencia, reconocida por Moscú el 6 de septiembre.

125px-flag_of_ukrainesvgUcrania: 24 de agosto de 1991. La ola democratizadora provocada por la perestroika permitió a Ucrania declarar, en 1990, su soberanía dentro de la URSS, y la prevalencia de las leyes ucranianas sobre las soviéticas dentro de su territorio. Tras el golpe de estado de agosto del 91 el parlamento de Kiev declaró la independencia el día 24 del mismo mes. La independencia fue ratificada mediante referéndum popular en diciembre, al tiempo que se celebraban las primeras elecciones democráticas.

125px-flag_of_belarussvgBielorrusia: 25 de agosto de 1991. Al igual que Ucrania, la República Socialista de Bielorrusia declaró su soberanía frente a la URSS en el verano de 1990. Un año más tarde, como consecuencia del golpe de estado contra Gorbachov, el parlamento bielorruso declaró la independencia del país. En diciembre de ese año los presidentes bielorruso, ucraniano y ruso se reunieron para firmar la disolución de la Unión Soviética y el nacimento de la CEI.

125px-flag_of_moldovasvgMoldavia: 27 de agosto de 1991. Al igual que sus dos antecesoras cronológicas en la secesión de la URSS, Moldavia ya había declarado su soberanía sobre las leyes soviéticas en 1990. Los moldavos, étnicamente rumanos, proclamaron finalmente su independencia pocos días después del golpe de estado de 1991. Un año antes la minoría eslava, concentrada en la margen oriental del río Dniester, había proclamado su secesión de la RSS de Moldavia, apoyada por el ejército ruso allí estacionado. En la actualidad aquello es un nido de ratas conocido como Transnistria.

125px-flag_of_kyrgyzstansvgKirguistán: 31 de agosto de 1991. Al igual que en el resto de Repúblicas Soviéticas, en la RSS de Kirguistán apareció un movimiento reformista de corte democrático que se hizo con el poder en octubre de 1990. En 1991 se celebró un referéndum, patrocinado por Moscú, sobre la permanencia del país en una URSS renovada, y el sí, o sea, el no a la independencia, ganó con un 88% de los votos. Sin embargo, el fallido golpe de agosto, unido a un intento similar dentro de la propia república kirguís, precipitó la secesión, proclamada el 31 de agosto por el Soviet Supremo de la república.

125px-flag_of_uzbekistansvgUzbekistán: 31 de agosto de 1991. La historia se repite por quinta vez en la misma semana, con el añadido religioso en un país de mayoría musulmana. Durante los años de la glásnost los movimientos independentistas fueron creciendo, pero sin llegar en ningún momento a ser mayoritarios. El golpe de estado del 19 de agosto sirvió como catalizador del independentismo, y provocó la secesión de la URSS el mismo día en que lo hizo Kirguistán. La independencia fue ratificada con un referendo en diciembre de ese mismo año, con un 98% de los votos emitidos a favor.

125px-flag_of_macedoniasvg

Macedonia: 8 de septiembre de 1991. A diferencia de las demás repúblicas de la Federación Yugoslava, Macedonia se independizó sin sufrir una guerra a través de un referéndum popular. Su primer problema como estado independiente fue su nombre. Grecia no aceptó el constitucional de República de Macedonia porque la región limítrofe griega con el país se llama igual, y llegó a decretar un embargo comercial contra el país recién nacido. Finalmente se llegó a una solución de compromiso, consistente en denominar a Macedonia como Antigua República Yugoslava de Macedonia, o FYROM, por sus siglas en inglés.

125px-flag_of_tajikistansvgTayikistán: 9 de septiembre de 1991. En el último tercio de los años 80 la influencia de los tayikos en la vida pública de la República Soviética fue aumentando, en detrimento de la minoría rusa. En 1990 se produjeron grandes manifestaciones en Dushanbé favorables al autogobierno y al liderazgo de la etnia tayika. Las discrepancias internas, sin embargo, eran enormes entre las distintas facciones del país. Tras el fracaso del golpe de Estado de 1991 el Soviet Supremo de Tayikistán proclamó la independencia, que fue seguida inmediatamente después por cinco años de guerra civil.

1991 fue un año pródigo en la aparición de nuevos países. Sólo entre abril y septiembre once nuevos estados se sumaron al mapamundi, pero no serían los últimos. La extinción de la Unión Soviética todavía daría para varias naciones más, al igual que la antigua Yugoslavia sería troceada en más pedazos. Pero no solo las federaciones socialistas serían la cantera de nuevas naciones. En África, Asia y Oceanía también aparecerían nuevos estados, algunos minúsculos, otros más bien creciditos. Estas son sus historias.

independenceworldmap

Países independizados en los útimos treinta años. Mapa realizado con el mítico Visited Countries

125px-flag_of_armeniasvg

Armenia: 21 de septiembre de 1991. En pleno proceso de desintegración soviético, la RSS de Armenia y su vecina la RSS de Azerbaiyán comenzaron un conflicto por el control del Alto Karabaj o Nagorno Karabaj, una región técnicamente azerí pero poblada mayoritariamente por armenios. Por esta, entre otras muchas causas, en Yereván se sucedieron las manifestaciones de corte nacionalista (como ya había pasado en la vecina Georgia) exigiendo la autonomía, cuando no la independencia. En 1990 Armenia declaró su soberanía frente a la URSS, como ya habían hecho Ucrania o Bielorrusia. Tras el golpe de estado contra Gorbachov de 1991 el país se apresuró a votar su independencia, votada el 21 de septiembre y proclamada dos días más tarde.

125px-flag_of_azerbaijansvgAzerbaiyán: 18 de octubre de 1991. Una vez más se repitió la historia. Tras proclamar su soberanía frente a la URSS en 1990, la RSS de Azerbaiyán retiró las dos eses de su nombre e inició su camino hacia la independencia restaurando su bandera tradicional y eliminando la soviética. En septiembre del año siguiente se celebraron elecciones presidenciales, y el 18 de octubre el parlamento proclamó la independencia, ratificada en referéndum en diciembre de 1991. En ese mismo mes la población del Alto Karabaj votó también por la independencia, sin que los azeríes lo aceptaran de demasiado buen grado, y estalló la guerra del Alto Karabaj, que duraría cuatro años y terminaría con Armenia controlando una sexta parte del territorio azerí.

125px-flag_of_turkmenistansvgTurkmenistán: 27 de octubre de 1991. El país de los turcómanos, cuya bandera es una de las más detallistas del planeta, siguió los pasos de la mayor parte de las repúblicas soviéticas, asumiendo la mayor parte de las competencias (política económica, social y demás) en su territorio en el año 1990. El Soviet Supremo de la RSS Turcómana aprobó la elección de Saparmyrat Nyýazow, un perfecto enajenado, como primer presidente de la República, y proclamó la independencia en octubre del 91, cuando el proceso de desmoronamiento de la URSS se acercaba ya a su final. Durante los siguientes quince años el presidente vitalicio Nyýazow creó un culto a la personalidad que le llevó no solo a llenar de retratos suyos el país, en el más depurado estilo norcoreano, sino a renombrar los meses del año en homenaje a miembros de su familia.

125px-flag_of_kazakhstansvgKazajistán: 16 de diciembre de 1991. La última república en independizarse formalmente del gigante soviético lo hizo casi a regañadientes. Aunque en 1989 se habían producido manifestaciones populares contra la política moscovita de realizar pruebas nucleares en su territorio, el presidente Nursultan Nazarbayev se mostró contrario a la secesión de la URSS hasta que, literalmente, ésta dejó de existir. El 8 de diciembre de 1991 los presidentes de Rusia, Bielorrusia y Ucrania ya habían fundado la CEI, a la que se adhirieron la mayor parte de las naciones integrantes de la Unión Soviética, y de la URSS sólo quedaba el nombre. Cuando el 16 de diciembre de 1991 finalmente Kazajistán proclamó su nacimiento como Estado, la Unión Soviética no existía más que para darle un cargo a Mijail Gorbachov, que dimitiría como presidente nueve días más tarde.

125px-flag_of_bosnia_and_herzegovinasvgBosnia y Herzegovina: 1 de marzo de 1992. La pequeña república balcánica fue, y de lejos, la que más sufrió al independizarse. Bosnia es una república multiétnica, donde conviven croatas, serbios y bosniacos. La política local se basaba en la identificación con una etnia, siendo los partidos de caracter “nacional”, no transversales. Bosnios y croatas se encontraban mayoritariamente a favor de la independencia, mientras que la minoría serbia (un 30% en aquella época) se mostraba favorable a la permanencia en la federación yugoslava. Habiendo declarado su soberanía en 1991, el 1 de marzo de 1992 celebró un referendo de independencia, boicoteado por los serbobosnios, que, con un 64% de participación, otorgó un 98% de papeletas al “sí”. Belgrado no aceptó el resultado, y el ejército serbio procedió a invadir el país, primero, y a exterminar a bosnios y croatas, después. Los propios croatas, supuestamente aliados de los bosnios, protagonizaron un par de campañas de limpieza étnica contra ellos en las zonas donde eran mayoritarios. Sarajevo sufrió el peor asedio desde la II Guerra Mundial (tres años), y las matanzas de civiles a manos de las fuerzas serbias se contaron por decenas. La guerra terminó cuando en 1995 la OTAN decidió pasar a la acción y recetarle jarabe de cazabombardero a las fuerzas serbobosnias. Los acuerdos de Dayton de 1995 configuraron el estado plurinacional bosnio, que tiene nada menos que tres presidentes, uno por cada etnia, croata, bosnia, y serbia.

125px-flag_of_slovakiasvgEslovaquia: 1 de enero de 1993. Formalmente Checoslovaquia era una federación entre las repúblicas de Chequia y Eslovaquia, en la que el mayor peso lo llevaba Praga. Tras la Revolución de Terciopelo de 1989, que llevó a la caída del comunismo y al establecimiento de la democracia, la cuestión de la separación se planteó entre los gobernantes y la ciudadanía, dividida casi a partes iguales en ambas repúblicas entre la permanencia como federación y la división. En 1992 el parlamento eslovaco decidió proclamar la independencia, llevada a cabo de manera muy civilizada, en lo que se llamó el “divorcio de terciopelo“. La independencia fue efectiva el 1 de enero de 1993.

125px-flag_of_eritreasvgEritrea: 24 de mayo de 1993. Colonia Italiana desde 1890, el territorio de Eritrea se vio pronto unido al de Etiopía, cuando en los años 40 Mussolini proclamó el exiguo Imperio Italiano, consistente en Eritrea, Etiopía y la Somalia Italiana (actual Yibuti). Tras ser conquistada por el ejército inglés durante la II Guerra Mundial, la ONU decidió federar el país con Etiopía en 1950. Diez años después ya había aparecido un movimiento independentista, que provocó que el Emperador Haile Selassie degradara al país a la condición de provincia. La guerra de independencia duró cosa de treinta años. Etiopía resistió gracias al apoyo soviético cuando el reputado genocida Mengistu subió al poder, pero la caída del comunismo precipitó el final de la guerra. En 1993 se celebró un referéndum, auspiciado por Estados Unidos y apoyado por Etiopía, saldado con un 99,8% de los votos a favor.

125px-flag_of_palausvgPalaos: 1 de octubre de 1994. Las 250 islas, aproximadamente, que componen la República de Palaos, comparten gran parte de su historia con las islas Marshall o con Micronesia. Colonizadas por ingleses y españoles, éstos últimos se las vendieron a los alemanes a finales del XIX. Posteriormente, tras la I Guerra Mundial Japón se hace cargo de su administración, y finalmente Estados Unidos asume su control al acabar la II Guerra Mundial a través de un mandato de la ONU. En los años 70 y 80 la mayor parte de las islas del Pacífico alcanzaron su independencia, pero en Palaos hicieron falta ocho referendos y la muerte de dos presidentes (uno asesinado y otro suicidado) para que finalmente eso suceda. Palaos mantiene un tratado de libre asociación con EE.UU. que no le impide ser miembro de pleno derecho de la ONU, y tener un voto en ella, pese a que su población es de veinte mil habitantes.

125px-flag_of_east_timorsvgTimor Oriental: 20 de mayo de 2002. Oficialmente Timor Oriental se independizó de Portugal el 28 de noviembre de 1975, pero Indonesia, su vecino 130 veces más grande y doscientas veces más poblado, invadió nueve días después la isla, con el apoyo de Estados Unidos y Australia, dado el carácter “revolucionario” del movimiento independentista timorense. Durante el siguiente cuarto de siglo Indonesia ocupó la isla, sin recibir sanciones de la ONU gracias al voto de bloqueo de EE.UU. en el organismo. En ese tiempose calcula que el régimen de Suharto asesinó a entre sesenta y doscientas cincuenta mil personas. En 1999 la presión internacional obligó a Indonesia a permitir la celebración de un referéndum sobre la independencia. Antes de que se conocieran los resultados milicias a sueldo de Indonesia provocaron una masacre en todo el país, redujeron a cenizas la mayor parte de las ciudades y las infraestructuras y mataron a dos mil personas, amén de provocar que tres cuartas partes de la población huyeran de sus casas. Finalmente, la llegada de tropas internacionales permitió la independencia en 2002.

125px-flag_of_montenegrosvgMontenegro: 3 de junio de 2006. El pequeño territorio balcánico era la única república federativa yugoslava que quedaba unida a Serbia tras las independencias de todas las demás a principios de los noventa. Sin embargo, desde finales de los noventa en adelante las tensiones entre Podgorica y Belgrado aumentaron notablemente, debido al distinto peso de los dos países en la federación. Los bombardeos de la OTAN contra Serbia por su política de limpieza étnica en Kosovo también afectaron a Montenegro, lo que no hizo sino empeorar las relaciones entre ambos países. En 2003 Yugoslavia se transformó en “Serbia y Montenegro”, otorgando mayor autonomía a ambos países, pero esto no pudo frenar el independentismo. En mayo de 2006 se celebró el referendo definitivo, en el que un 55,5% de los montenegrinos votaron a favor de la independencia, superando por solo 2.000 votos el límite del 55% que había marcado la UE para dar validez a la consulta.

125px-flag_of_kosovosvgKosovo: 17 de febrero de 2008. El país más joven del mundo hasta el momento, y el único no reconocido por la ONU de todos los aquí nombrados. A diferencia de otros estados no reconocidos por Naciones Unidas, como Transnistria o Somalilandia, Kosovo goza del reconocimiento de 56 países de todo el mundo, incluyendo la mayoría de los miembros de la UE y de la OTAN. Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Alemania, Japón, Australia o Malasia son algunos de estos países. Kosovo tenía el estatus, dentro de la antigua Yugoslavia, de provincia autónoma dentro de Serbia, situación que fue eliminada por Slobodan Milosevic poco antes del inicio de la disolución de Yugoslavia. La política de limpieza étnica de Belgrado contra la mayoría albanesa de Kosovo provocó en 1999 los bombardeos de la OTAN sobre el país, que perdió el control de la provincia por completo, quedando éste en manos de la ONU. Nueve años después, el parlamento kosovar, una institución apoyada por Naciones Unidas, proclamó su independencia de manera unilateral, con la oposición de Serbia (lógicamente) y Rusia, entre otros. Actualmente, Kosovo es mucho más un protectorado de la ONU que un estado independiente, estando además parte de su territorio bajo control de ayuntamientos pro serbios que no reconocen la soberanía de Pristina.