Antes de su receso de fin de año la Asamblea Nacional de Venezuela empieza el debate sobre la enmienda constitucional que eliminaría los límites a la reelección del cargo de presidente.

En una sesión extraordinaria los 167 diputados de la unicameral Asamblea Nacional tendrán este jueves la primera discusión sobre una nueva redacción del artículo 230 de la Constitución para eliminar los actuales límites a la reelección del presidente por un período consecutivo.

Aunque muchos consideran que dada la composición casi totalmente “chavista” de la Asamblea se trata de un simple trámite simbólico y que la enmienda será aprobada, deberá producirse otro debate a principios de enero.
La única incógnita será la actitud de los cinco diputados de Patria para Todos, grupo aliado al presidente que ha manifestado su desacuerdo con lo que llama el “mesianismo” implícito en la enmienda y propone que la reelección continua sea para todos los cargos de elección popular.

Pero la ascendencia del presidente sobre los diputados se demuestra en el hecho que aún antes de empezar los debates la presidenta de la Asamblea, Cilia Flores, aseguró a la prensa que la enmienda sería aprobada porque así “lo está exigiendo el pueblo”.

Paralelamente el gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, espera entregar unas tres millones de firmas como respaldo simbólico a la iniciativa.

Idea presidencial

En realidad los asambleístas recogen lo planteado por el presidente Hugo Chávez tras las elecciones regionales de noviembre, quien rescató una idea rechazada en referendo dentro del paquete de la reforma constitucional en diciembre de 2007.

Tan sólo días después de haber asegurado a la prensa extranjera que el tema de la reelección no era su prioridad y que no la promovería cambió de opinión y “autorizó” a “las acciones en la Asamblea Nacional y en las calles para lograrlo”.

“Yo, si Dios quiere y me da vida y salud, estoy listo para estar con ustedes hasta el 2019, hasta el 2021 y lo que Dios y el pueblo manden. Estoy listo”, dijo Chávez el 30 de noviembre durante la toma de posesión de un gobernador de su Partido Socialista Unido

Según dijo el mandatario venezolano en aquella ocasión su permanencia en el poder era necesaria para garantizar el avance de la llamada “revolución bolivariana”, destacó la derrota de varios de los principales dirigentes del PSUV en las regionales y aseguró que no “hay chavismo sin Chávez”.

Originalmente se habló de activar la enmienda mediante una solicitud del electorado para lo que habría de recoger unos dos millones y medio de firmas, equivalente al 15% del padrón electoral.

Sin embargo el trámite era más lento porque exigía la impresión de planillas especiales en papel moneda y la revisión exhausta de las firmas como se hizo con la propuesta de la oposición para un fallido referéndum revocatorio presidencial en agosto de 2004.

Y luego el referéndum

La Constitución venezolana, aprobada en 1999 por iniciativa del entonces recién investido presidente Chávez, establece que toda modificación al texto deba ser sometida a referéndum aprobatorio.

Por eso una vez sancionada la enmienda en la Asamblea se le entregará al Consejo Nacional Electoral para la analice y convoque el referéndum

Sobre las fechas de la consulta el presidente Hugo Chávez también tiene una opinión y ha dicho que le gustaría que el referéndum se realice en febrero del 2009

Bolívar en la campaña

Como no hay fecha para el referéndum, todavía no hay plazos para la campaña proselitista. Sin embargo, con una tregua de pocos días tras las regionales, gobierno y oposición se trenzaron nuevamente en una batalla comunicacional.

En esta ocasión los dos comparten la misma munición: el ideario político del Libertador Simón Bolívar.

Pareciera lógico que una nación “bolivariana” como Venezuela, definida así en la Constitución de 1999, tenga al Padre de la Patria en el centro de los debates, pese a los casi 200 años pasados desde su desaparición.

Los nombres de las organizaciones electorales tienen reminiscencias de la épica militar venezolana.

A favor de la enmienda está el Comando Simón Bolívar y en contra de ella el Comando Angostura, en referencia a un famoso discurso del Libertador en 1819 en el que se cuestionaba que el poder se mantuviera mucho tiempo en manos de una sola persona y sugería “repetidas elecciones”.