Ha comenzado una nueva moda. Un nuevo engaño cibernético usando uno de los sitios más visitados en Internet: YouTube.

Los malulos que usan el ataque mediante YouTube envían a personas enlaces a supuestos videos divertidos, pero los vínculos llevan a réplicas reales de páginas de YouTube. Al momento en que la víctima entra al sitio, éste le indican que se necesita una actualización de programas para ver el video requerido.

Al aceptar esta actualización, se abre la posibilidad de que un hacker instale programas malintencionados en la máquina del pobre infeliz, convirtiéndola en un zombie. O sea, teniendo total control de su equipo.

Las víctimas  no se dan cuenta, ya que el programa, una vez instalado, lleva al usuario al sitio real de YouTube mostrando el video prometido.

Las redes sociales son sitios muy atractivos para aprovechar la confianza de las personas. Aunque los usuarios de esta nueva generación suele estar alerta ante programas o vínculos enviados por correo por un extraño, en cambio abren alegremente estos vínculos cuando provienen de “amigos” de su comunidad virtual.